El Che Guevara y la revista Verde Olivo

Che observa páginas impresas de la revistaPor iniciativa y con el apoyo de los Comandantes Raúl Castro, Camilo Cienfuegos y Ernesto Che Guevara, a algo más de tres meses de haberse producido el triunfo de la Revolución, comenzó a editarse en Cuba, exactamente el 10 de abril de 1959 una publicación denominada “Verde Olivo”, en correspondencia con el color del uniforme del Ejército Rebelde.

Inicialmente se editó en forma de tabloide con ocho páginas. En el transcurso del año inicial de la Revolución se amplió a 16 páginas y adoptó el formato de revista semanario.

El Che no sólo le brindó su pleno respaldo a la creación de “Verde Olivo” sino que además en el propio año 1959 empezó a publicar algunos trabajos en la citada revista.

Luis Pavón, quién formó parte de los primeros periodistas que trabajaron en “Verde Olivo” recordó cómo fue que se produjo esa vinculación directa del Che con la revista.

Expresó que una noche de septiembre de 1959 se recibió en la redacción una orden que colmó de alegría a los trabajadores que allí se encontraban: un compañero debería ir a las nueve a la Sección Motorizada de la Policía y ver al comandante Guevara para recoger un trabajo que había escrito.

En unión de un fotógrafo él salió hacia donde le habían indicado que estaba el Che y al llegar vieron que no estaba en una oficina, sino participando en un acto que se estaba realizando.

Al concluir el acto salió le pidió al periodista y el fotógrafo de “Verde Olivo” que fueran hacia el Instituto Nacional de Reforma Agraria, donde actualmente se localiza la sede del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

Al llegar allí les señaló que se sentaran en un sofá, único mueble existente en un salón inmenso mientras él se dio a la tarea de escribir en un salón contiguo.

Estuvieron un tiempo esperándolo y después el Che les pidió disculpas por la demora y a la vez les comentó que el tiempo no le alcanzaba y debía efectuarle algunos arreglos al trabajo antes de entregárselos.

Precisó Pavón:

“Nos permitió hacerle un par de fotos y, al fin, nos entregó el trabajo con sus inevitables correcciones a mano. Se trataba de un breve ensayo sobre la República Árabe Unida que había visitado recientemente.”

Con el objetivo de procurar el establecimiento de vínculos comerciales, culturales y diplomáticos de Cuba con diferentes países, el Che parte hacia la República Árabe Unida. Posteriormente visita además a la India, Indonesia, Ceilán, Yugoslavia, Birmania, Japón, Paquistán, Sudán y Marruecos. Durante el recorrido dialogó con dirigentes políticos y de gobierno y concedió diversas entrevistas. La gira se extendió hasta el mes de septiembre.

Tras su regreso a Cuba fue que elaboró una serie de trabajos en los que comentó sobre los países visitados.

Esto fue lo primero del Che que se publicó en “Verde Olivo.”

En años posteriores continuó escribiendo trabajos y secciones para “Verde Olivo”, órgano de las Fuerzas Armadas Revolucionarias. Publicó semanalmente durante algún tiempo la sección Sin bala en el directo, que firmaba con el seudónimo El Francotirador.

En esa serie de trabajos se refirió a aspectos de carácter internacional y a otras cuestiones de los planes agresivos y acciones realizadas por parte de los Estados Unidos y elementos reaccionarios contra Cuba. En total elaboró 19 secciones Sin Bala en el directo.

En “Verde Olivo” el Che también publicó la sección Consejos al Combatiente, 15 en total, y entre 1961 y 1964 elaboró un total de 30 trabajos en los que detalló sus vivencias de la lucha de liberación nacional en Cuba, que posteriormente fueron agrupados en el libro titulado Pasajes de la Guerra Revolucionaria.

Además se reflejaron en “Verde Olivo” otros ocho materiales, entre ellos uno titulado Notas para el estudio de la ideología de la Revolución Cubana.

Del Che como cronista de la lucha revolucionaria y de los trabajos que elaboró con respecto a distintos temas de carácter nacional e internacional, el máximo líder de la Revolución Cubana Fidel Castro hizo referencia el 18 de octubre de 1967, en la velada solemne realizada en homenaje al Comandante Guevara a los pocos días de haberse producido su caída en Bolivia.

Fidel señaló:

“Escribía con la virtuosidad de un clásico de la lengua. Sus narraciones de la guerra son insuperables. La profundidad de su pensamiento es impresionante. Nunca escribió sobre nada absolutamente que no lo hiciese con extraordinaria seriedad, con extraordinaria profundidad, y algunos de sus escritos no dudamos de que pasarán a la posteridad como documentos clásicos del pensamiento revolucionario.”

Tomado de: Radio Rebelde y Cubadefensa

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s