Infancia y juventud

El 14 de junio de 1928 nació en Rosario, Argentina, Ernesto Guevara de La Serna, hijo primogénito de Celia de la Serna y Ernesto Guevara Lynch, su familia poseía recursos económicos, pero con ideas socialistas. Fueron sus hermanos Celia, Roberto, Ana María y Juan Martín. La mayor parte de su niñez, su adolescencia y primera juventud transcurren en Alta Gracia, a donde se mudó la familia en 1932 en busca de un clima propicio para contrarrestar el asma de Ernesto (a los dos años de edad sufre su primer ataque), y Córdoba donde concluye sus estudios secundarios.

Su madre le enseñó las primeras letras ya que él no podía ir a la escuela por el asma. En 1937, con 9 años de edad asiste a tercer grado, demuestra gran interés en la guerra civil española al punto de marcar en el mapa la evolución militar de la misma. Leyó con pasión toda su vida. La biblioteca de su casa reunía varios miles de volúmenes, libros de autores clásicos de la literatura universal, de historia, de filosofía, psicología, arte, aventuras, algunos en francés. Había obras de Marx, Engels y Lenin, con los que más tarde se familiarizó en su juventud temprana. Poseedor de una vasta cultura, a los diecisiete años comienza a che004redactar un diccionario de filosofía, materia de interés a lo largo de su vida.

En 1941, la familia Guevara se traslada a la ciudad de Córdoba para que Ernesto pudiera comenzar sus estudios de bachillerato, enseñanza media. En 1942 conoce a Alberto Granado en un partido de fútbol.

Juventud

En 1947, la familia se traslada a Buenos Aires, poco tiempo después lo hace Ernesto. En esta ciudad el Che conoce a la joven Berta Gilda Infante, también conocida como Tita, ella es miembro de la Juventud Comunista argentina. Ambos llegan a ser muy buenos amigos, leen, estudian los textos marxistas juntos y discuten la realidad política que vive el mundo en ese momento.

che035En 1948 Ernesto, de 20 años de edad, es reprobado en los exámenes de la Facultad de medicina de Buenos Aires. En marzo aprueba los exámenes correspondientes a primer año, en junio los de segundo año y en diciembre los de tercer año. En sus estudios universitarios demuestra especial interés en la investigación del asma, alergias, lepra y la teoría sobre nutrición. Hacía prácticas en el Instituto de Investigaciones Alérgicas y ya iba pensando en consagrar su vida a curarlas.

El 1 de enero de 1950, decide realizar un viaje por el Norte de su país en una bicicleta, a la que acopla un motor. Recorre más de cuatro mil kilómetros a través de doce provincias, su proeza deportiva no pasa inadvertida para propios y extraños, y una empresa propagandista lo retrata y divulga un afiche donde se ve a un joven atlético que empuña firmemente los manubrios. Junto a sus amigos crea la revista deportiva Tackle. En este primer viaje llega a San Francisco del Chahar, cerca de Córdoba, donde su amigo Alberto Granado maneja el dispensario del centro de

leprosos. Allí tiene largas conversaciones con los pacientes sobre la enfermedad.

Trabaja como enfermero en barcos mercantes, en oficinas de la municipalidad de Buenos Aires y en la clínica del doctor Pisani, considerado por esa época, el mejor alergista de Argentina. Esta experiencia le serviría en el futuro para realizar y publicar trabajos de investigación

.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Biografía. Guarda el enlace permanente.